lunes, 5 de abril de 2010

O.t.o.l.m.q.a.m.

Simplemente ando perdida, con cierto miedo y mucha ira, creo que hoy si que mi corazon se ha quedado parado, me he quedado por un momento mirando hacia el exterior con la mirada perdida, sin saber que hacer, que decir, como actuar, mis ojos lo unico que hacian era llorar, mi mente no hacia nada mas que hacerse la pregunta retorica de porque??¿¿, mi corazon ahora lo unico que hace es ponerse a latir mas flojito que nunca, esta vez ha sido la peor de todas, ahora mismo no quiero ni hablar, lo unico que quiero es estar mirando ese anochecer, sola acompañada de mi fiel amante llamado chocolate, y sentada en mi bonita silla giratoria que son los unicos que no me hacen sentir mal.

jueves, 1 de abril de 2010

Noche de San Juan..

Cada noche mi mente se expandia en un solo paisaje; en el que veian mis ojos tras el cristal de mi ventana.

Todas las noches trataba de evadirme mirando el dulce oleaje de las olas, o simplemente mirando hacia el horizonte, cada vez que miraba me quedaba con la duda de que distancia tendria esa playa que tantas noches habia mirado, o como seria mi vida debajo del mar, o quien habitaba en el interior de ese mar, pero claro todas esas dudas cada noche quedaban sin respuesta.

Gracias a esa playa podia coger el sueño, ya que las veces que no conseguia dormir, en vez de contar ovejitas, contaba las veces que las olas chocaban con el acantilado.

Una de esas tantas noches vi a un joven despeinado pasear por la orilla de la playa, recogiendo conchas y caracolas, y metiendolas en un viejo bolso de aspera piel, yo me quedaba curiosa mirandolo ya que queria ver que seleccion hacia con las conchas y caracolas que iba recogiendo lentamente, desde luego la seleccion (por llamarla de alguna manera) que hacia era bien distinta a la mia.

Aquel joven interrumpio varias noches mi vision del paisaje,una de esas noches sali silenciosamente de mi casa sin que mis padres se enteraran y fui en busca de aquel chico, lo encontre y no se como ni porque le pregunte su nombre, me dijo su nombre un tanto raro pero a la vez superbonito, aquel chico de mirada cristalina se llamaba Uriel, empezamos a hablar de un tema un tanto comun, empezamos a hablar sobre el paisaje que nos rodeaba, pero cuando mas entretenida estaba la conversacion tuve que marchar ya que recorde que mis padres no sabian que habia salido y podrian haberse despertado y no haberme visto durmiendo.Cuando regrese a casa mis padres dormian placidamente, asi que sin esperar a que se despertaran fui rapida a mi habitacion.

(Gracias a dios que mis padres no se habian despertado ni me habian visto adentrarme en la casa fiu por los pelos!).


A la mañana siguiente, todo fue como un dia normal y corriente veraniego, desayune en la terraza con mis padres, ayude a mi madre con las tareas de la casa y sali a dar una vuelta en bici con un perdido destino(aquel chico) no se pero me parecia interesante, y un chico que despertaba en mi toda curiosidad.


Tras una hora de bici no lo encontré, asi que cabizbaja fui a comer y despues lei un libro el cual me dejo adormilada, dos horas despues me levante y fui de compras con mi madre, mas tarde cene y ya espere que mis padres fueran a dormirse para yo salir en busca de aquel chico, mis padres quedaron dormidos y yo decidida sali a la playa, harta de buscarlo y deprimida extendi mi toalla en la arena y me sente frente al mar, de pronto note la respiracion de alguien y me di la vuelta y era el :).


Me dijo que que hacia aqui y yo le dije que nada escuchar el sonido de las olas, en esa noche me conto un poco mas de su vida yo le conte un poco mas de la mia y me dijo de salir al dia siguiente y asi dia tras dia noche tras noche durante dos meses estuve encerrada en el por decirlo de algun modo ya que mi vida giraba en torno a la suya.


Cada momento con el era un momento en el que solo pensaba en el, en las cosas que decia, en que bonita era su nariz o como los ojos cogian un brillo especial solo cuando pasaban dos cosas(la mas importante cuando me miraba y la otra cuando le daba el sol), en las cosas que me decia para que sonriera, en lo preocupado que estaba por mi, en que no me dejaba sola ni un solo instante, en sus aficciones, en sus manias, todo desaparecia cuando estaba con el incluso aquel bello paisaje que tanto queria, quizas seria porque a el lo queria mas..

Pasados esos dos meses me dijo de quedar por la noche en otro lugar de la playa, yo acepte sin dudarlo.

Cuando ya era por la noche fui al lugar de siempre de la playa donde el me esperaba, timidamente me cogio de la mano (algo muy raro en el) y me guio hacia ese lugar, era una cueva en donde arriba en el techo estaba descubierta, y abajo segun la marea habia arena o agua.

Llegamos a aquel lugar, extendio una toalla y nos pusimos a hablar y a jugar a las cartas, cuando de repente la luna se poso encima de nuestras cabezas, fue algo increible, el ya lo sabia, pero yo me quede omnubilada mirando la luna, de pronto senti frio y fui a por mi mochila, pero antes de que yo fuera el ya me habia puesto encima una mantita, le sonrei y se produjo un silencio un tanto incomodo, pero que a la vez no lo era ya que mis ojos se posaron en los suyos, y yo creo que no era incomodo ya que ese silencio se rompia con la mirada, nuestra mirada decia mas que una propia palabra, de pronto el se acerco y mis labios quedaron sumergidos en los suyos, fue un beso tan especial y a la vez tan deseado...

Asi como si nada pase 1 año a su lado, donde cada momento era el mas especial de mi vida, donde si habian habido discusiones pero que se habian sanado con el infinito amor que sentiamos el uno por el otro..nuestro amor ardia como aquella noche en la que pedi tres deseos de los cuales uno de ellos era el de estar siempre con el..ese deseo se cumplio..pero mas tarde me di cuenta de que deberia haber pedido otro.. el de que siempre me quisiera..